Los Inquietos – Relato Breve –

Hombre disfrutando de la vida.

Existen en el mundo, en este mismo mundo en el que vivimos todos nosotros, y aunque suene algo estrafalario o parezca increíble, un determinado grupo de personas particulares. Y estas personas no se destacan, no sobresalen de las demás por su apariencia física, no. Más bien poco tiene que ver la apariencia. No sobresalen por sus gustos o inclinaciones sexuales. Las hay hetero, homo, bi, trans, etcétera, juro que no tiene mucho que ver con esto. Tampoco tienen que ver sus gustos, o sus costumbres, son personas más bien diversas. Pueden ser de cualquier clase, etnia, comunidad o apariencia. Quizás llevan tatuajes, o quizás no, pueden tener pelo azul, blanco, violeta, amarillo o virgen, no importa.

Y no, tampoco estoy hablando de gente famosa. Ni hablo de youtubers o de Instagramers, de hecho, algunas de estas personas ni siquiera tienen Instagram. No destacan por su cantidad de retweets o sus MeGusta en Facebook. Nada de esto es de lo que les estoy intentando hablar. No hablo tampoco de personas destacadas en sus puestos laborales, ni de referentes sociales, o mucho menos me refiero a políticos. No… lo que intento decirles, o mostrarles, es algo diferente, distinto a todo esto. Y hasta quizás pocos hablaron de ellos de esta manera.

Todos conocemos al menos uno, o deberíamos conocer al menos uno. Hablo, y sé que sonará un poco raro, de gente inquieta. Hablo de Los Inquietos, seres que sin duda vale la pena conocer, dejarlos que entren en nuestras vidas, experimentarlos, sentirlos. Porque ellos contagian, de hecho existen por el contagio. No sé cuál fue el primero, ni sé cuál será el último, hasta espero no saberlo. Sólo basta que un inquieto se acerque a tu vida y tú lo dejes entrar, para que tu ser empiece a agitarse, tu cerebro a cuestionarse y tu cuerpo a vibrar más fuerte.

Los inquietos, personas excepcionales sin lugar a duda. Son de esas con las que comienzas una charla y se torna interminable, completamente interesante y da gusto que no tenga fin. Los inquietos, seres majestuosos, inolvidables. Si un inquieto toca la puerta de tu casa trae consigo color, mucho color, olores dulces y una sonrisa contagiosa. Ellos van al grano, son certeros. No se dirigen a ti, se dirigen a tu niño interno. Le hacen cosquillas y le cuentan chistes, se alimentan de sus carcajadas y contaminan todo a su alrededor con alegrías. ¿Mi consejo? No le niegues nunca, pero nunca, la entrada a tu casa a un inquieto, no tendrías idea de lo que te pierdes.

Los inquietos seres únicos, curiosos por naturaleza, que no se conforman con lo que otros dijeron, no toman pensamientos ajenos, si no que construyen los suyos propios. Enamorados de la vida, los vez embobados caminando por las calles, tildados en sus pensamientos que divagan sin parar, de una punta a la otra, de neurona en neurona. Quizás estén con la vista perdida en la cúpula de un edificio, o en las hojas de algún árbol, o también puede ser que contemplen un caminito de hormigas. Son seres raros, lo sé, pero son increíbles (increíbles del verbo: Lo mejor que te paso en la vida).

Mujer inquieta en paisaje paisaje natural hermoso.
Los Inquietos – Al polvo vamos – Relato Breve – Narrativa – Autor: Lucas Soto – Foto by Pixabay.com –

¡Mira si serán inquietos! Que no soportan las ocho horas de su silla de oficina. Simplemente no lo aguantan, su cuerpo les piden acción. Es que son inquietos, son personas inquietas. De gran valor oculto, de una fuerza inagotable y un brillo interior cegador de sombras oscuras. Soñadores natos, asombradores de la vida, con sentido de la justicia y defensores de la igualdad. Y con un deseo innato de querer cambiar el mundo. ¡Y sí que lo cambian! Pero no todo junto, si no en pequeñas dosis, es que así es más mágico, porque cada dosis es más única e irrepetible.

¡Benditas y benditos sean los inquietos! Seres estelares, no caben en este mundo. Estoy casi seguro de que deben venir de otro planeta. Es que no existe, en la tierra, otra raza capaz de crear una vibración semejante. Cuando un inquieto se acerca, en los pies te tiembla.

Los inquietos, aborrecedores de la rutina, enemigos íntimos del sistema, rebeldes del capitalismo. Conspiradores del amor, fabuleros* de la vida, seguidores de la magia, piratas de sonrisas.

 

¡Venid! Ustedes, los inquietos ¡Venid, hagamos la rebeldía, llevemos adelante la revolución de la vida!

 

*Conjunto de personas con cierta tendencia a crear historias fabulosas, con gran contenido de magia en su relato. Los escépticos las ponen duda, pero ¿Qué saben ellos de la vida?

 

Mujer sonriendo, Inquietos AL Polvovo Vamos
Los Inquietos – Al polvo vamos – Relato Breve – Narrativa – Autor: Lucas Soto – Foto by Pixabay.com –

***Relatos Cortos***

***Canciones de la Semana***

 

LOGO APV

6 comentarios en “Los Inquietos – Relato Breve –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s