Consejo.

Hay una verdad, que si bien no es una verdad del todo, puede llegar a ser un poco lamentable en oídos vagos de gente perezosa. Y si bien esta es un tanto obvia, muchos la eluden, no por no querer escucharla, si no por no poder comprender. Todos somos distinto, y ese es mi mensaje, cada cual debe crear su propio camino, sus propias reglas y buscar su manera de conocerse. No existe una formula única, aquí hay que experimentar.

Experimentar en cientos de formas y maneras. A algunos la verdad se les fue presentada meditando, a otros haciendo un largo viaje por el mundo entero. Conozco gente que incluso ha estado varios años en soledad consigo mismo, para llegar a comprender. Otros, un poco más afortunados quizás, les basto leer un libro o dos, o una buena charla con amigos, de esas que se dan ocasionalmente cuando menos las esperas. Mi experiencia me ha demostrado que de alguna forma siempre llega, que no importa el medio que utilice. Puede ser tres años en soledad encontrándose con uno mismo, puede ser durante una borrachera en una charla bar, estudiando cientos de años lo que otros han escrito, no importa, hay mil caminos, centenares de maneras, pero una sola condición… hay que estar preparados.

Y estar preparado significa estar listo, estar limpio de impurezas, tienes que buscar en tu pecho y vaciarlo de los malos sentimientos, quitarle a tu mente las medias tintas y los cerrojos de la razón. Prepárate y ella llegará, tu verdad llegará, que no es la misma que la mía. Como esa frase que dice “Todas las verdades son medias verdades”. Lo único que hoy en día puedo asegurar es que no conocerás quien eres a menos que lo experimentes, y la experiencia conlleva errores, errores que algunas veces son terribles, errores que algunas veces no querrás que sean tuyos. Pero lo son, te pertenecen. Y el hecho de que te correspondan depende de ti. Es un camino largo, pero es aún más profundo que largo. No importa que tan lejos vayas, si no cuan hondo llegues.

staircase-600468_1920

Conoce tu ser, crea tu vida, experimenta tu esencia, prepara tu cuerpo. Pero limpia también tu mente. Quita de tu pecho las culpas, que de nada sirve que estén ahí. Piensa los mejores pensamientos, los más elevados, y deshazte de los otros, y si alguna vez te invaden los otros pensamientos, los bajos, los sucios, solo vuelve a pensar, inmediatamente vuelve a hacerlo. Haz que salgan de tu boca las mejores palabras, las dulces, las certeras, no dejes que te inunden la boca los insultos y las groserías. Pero aún más importante es la connotación que pones en ellas, acompáñalas siempre de amor, de risas y felicidad, ahí ya no importa que palabras uses porque estarán bañadas en buenas intenciones, pero aun así no dudes en utilizar palabras amables.

Se necesita de libertad para ser feliz.

Libérate de ti mismo.

 

 

—Más Escritos—

—Canción de la Semana—

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s